Abrir menú logoUMAI
Abrir menú

Paula Kipen

PROFESORES

Mezclar herramientas digitales y analógicas potencia todo lo que los estudiantes conocen y hacen

Paula es docente en primer y segundo año de la carrera, donde les permite a los estudiantes experimentar con herramientas analógicas y digitales para producir imágenes y animaciones.

Paula Kipen, Profesora en Universidad Maimónides

Asignaturas: Técnicas de animación, Técnicas de Producción visual, Laboratorios de proyectos

Contame un poco acerca de vos, ¿qué estudiaste y en dónde?

Bueno me remonto a una vida atrás, lo primero que estudié fue realización de cine y televisión en el Centro de Investigación Cinematográfica en el 2001. Estudiando allí me empecé a interesar muchísimo por la parte de escenografía y la dirección de arte. Tuve la suerte de empezar a trabajar con mi profesora, Cris Martinez que en ese momento daba la materia Escenografía y Vestuario y también Dirección de Arte. Así como me desvié de mi rumbo que era escribir, esa era un poco la intención cuando empecé a estudiar cine. Finalmente terminé estudiando Escenografía y Dirección de Arte en el Saulo Benavente.

Así que me empecé a alinear un poco para el lado de la realización, después estudié Diseño de Vidrieras. Empecé a ser docente en Espacio Buenos Aires dando este curso de Diseño de Vidrieras y más tarde Comunicación Gráfica y de Laboratorio de Imagen. 

Paralelamente, empecé a estudiar animación con Rodolfo Pastor, esto en el año 2010. Así que estudié y empecé a trabajar con él; en principio coordinando los talleres y dando talleres de stop motion. Después me sumé como asistente de cátedra de animación en UMAI y acá estoy. 

 

Es una disciplina muy particular el de vidrierista ¿qué es lo que dabas en tus clases? 

A mí me gusta un poco entenderlo como “pensar la escena”, que es lo que decía siempre en los cursos. Digamos que parte de la venta es un poco enfocarnos en pensar la situación y la escena. Lo que sucede en ese comercio, el producto un poco es la excusa, el disparador para que uno entre a un local. 

Una parte de la orientación está más ligada con lo que es marketing y después hay una parte de carga horaria que es pensarlo escenográficamente y entonces montábamos todas las clases en el aula. Agarramos todos los trastos y elementos y veíamos desde la composición de la imagen y la teoría del color. 

 

Hablemos sobre Maimónides, ¿antes de empezar a trabajar en la carrera conocías la Universidad? 

Conocía la carrera porque tenía una amiga que empezó a estudiar Psicología, así que la

conocía por esa otra carrera y después cuando Rodolfo Pastor dio un seminario, me metí de lleno en la carrera de Multimedia, estoy desde 2010 hasta la fecha. 

rodolfo

 

¿Qué materias diste y estás dando en Maimónides? 

Primero comencé con Rodolfo Pastor en la materia Introducción a la Animación y desde hace dos años doy Técnicas de Animación, también tenemos los Laboratorios de Proyectos donde aprovechamos a hacer las prácticas.  Después desde el 2016 empecé a dictar una materia llamada Fundamentos de Fotografía que desde hace un año se reconvirtió en Producción Visual. 

 

¿Qué tipo de trabajo les das a tus estudiantes? ¿cuál es el abordaje? 

Es bastante práctico todo, el desafío de este año es que todo tuvo que mutar (más siendo virtual) pero por lo general lo que siempre trato de hacer es una primera hora de contenido teórico y después otra de contenido práctico. Siempre teniendo esta licencia de las horas de los viernes que hemos llegado a hacer cámara oscura, revelado de fotografía estenopeica. Siempre hacemos una clase donde cada uno tiene que recrear una escena y es una excusa para usar y aprender algo de iluminación. Uno de los objetivos es tratar de armar lo más parecido posible unas imágenes que yo les doy, por lo general uso el manifiesto de Julian Rosefeldt para que tengan de guía. 

 

Insertar galería

 

También suelo invitar a un docente de FADU que tiene experiencia en fotoperiodismo. Me gusta ver cómo se vinculan los estudiantes con alguien que trabaja en la calle con su cámara y trípode. En el aula aprovechamos para hacerle preguntas y otro poco trabajamos cuestiones prácticas como iluminación, es decir son clases bien prácticas. Básicamente intento dar algo de contenido teórico y técnico.

 

¿En un mundo tan digital sentís que tenés que reponer ciertos conceptos y proyectos con tus estudiantes? 

Noto una gran diferencia en la edad obviamente. Yo tengo 37 años y estuve expuesta a la tecnología que tenía en la escuela pero siempre la vi de lejos. 

Teniendo en cuenta la brecha generacional y tecnológica intento conciliar lo que es trabajar con un medio analógico y los hago trabajar bastante con imágenes, revistas, recortes y no tener todo al alcance de la mano. Cuando uno tiene una computadora el resultado es otro, es inmediato; en cambio acá podes estar mirando un libro y aparece una imagen o alguna otra cosa, una textura, un color con el que queremos trabajar. 

Todo el tiempo está ese tironeo, a veces exagero y hago revelado estenopeico que está totalmente en la vereda de enfrente de todo este mundo digital inmediato y automático en donde no se espera ver una imagen, todo lo contrario a lo que están acostumbrados los chicos. 

Se trata de una lucha bastante ardua y es complejo para ellos pero también es lindo porque hay otros saberes que suman y cuando se reúnen estos dos mundos, el analógico y el digital, terminan haciendo unas producciones bárbaras. 

 

Desde tu experiencia docente, ¿cuáles son los recursos que sentís que les van a servir a ellos?

Me sale medio cursi pero es necesario estar flexible de pensamiento. La palabra flexible me gusta un montón y creo que es necesario ser flexible hasta en las limitaciones, de amigarse incluso con el error para entregarse al trabajo; con una concepción más vinculada al arte plástico que de alguna manera aborda más todo esto. Me parece que mezclar todas esas herramientas analógicas y con sus recorridos personales vuelve potente todo lo que ellos conocen y hacen.