Abrir menú logoUMAI
Abrir menú

Daniel Wolkowicz

PROFESORES

La existencia de un diseñador multimedial es fundamental en cualquier equipo de trabajo

Daniel Wolkowicz es docente de la materia Diseño aplicado, además es el referente en temas de diseño en la carrera de Multimedia.

Daniel Wolkowicz, Arquitecto

Asignaturas: Diseño Aplicado

LinkedIn

Contame un poco acerca de tu trayectoria académica. 

Hace 35 años que soy docente en la UBA, donde además fui dos veces Director de la carrera de Diseño gráfico, tengo una cátedra históricamente grande del taller de diseño 1, 2, y 3 y fui Vicedecano de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo. Tengo un cargo titular en la UNA (Universidad Nacional de las Artes) y también tuve un cargo de gestión como Secretario de Relaciones Internacionales y soy investigador. Además tengo una editorial, pero básicamente me dedico a lo académico.

¿Y en Maimónides cuándo comenzaste? 

Empecé al año que nació la carrera, tuve a todos los alumnos la primera promoción y conozco a la mayoría de los docentes que dan clases. Una de las cosas buenas de Maimónides es que tratamos de capitalizar a los alumnos que tienen vocación de sumarse como docentes. Aunque también hay muchos que desarrollaron una muy buena veta empresarial y son exitosos emprendedores, hay otros que les interesa más la programación, entonces se han volcado más a generar servicios en este sentido y otros que le gusta más el diseño. La carrera tiene un perfil lo suficientemente amplio como para que pueda tener distintos niveles de inserción

En 20 años la carrera se modificó tanto, imagínate que cuando empezamos apenas había internet. Este espacio se desarrolló como un tornado y cada año mutaba y entonces teníamos que hacer adecuaciones. Nosotros pasamos de comprar equipo cada año para la Universidad y tener que darle un disco externo a los alumnos a directamente que los alumnos vengan con su computadora porque no había forma de seguir la evolución de la tecnología. Mucho más ahora con los medios, las redes, los diferentes dispositivos, la nube. 

Hoy somos sincrónicos y creo que en gran medida estamos sobreviviendo esta pandemia porque tenemos esto, yo pude seguir trabajando. Mandé un libro a imprenta y mi vida académica no ha variado mucho, doy cuatro clases por semana.

¿Cómo ves el cambio de la carrera en los últimos 22 años? 

Para mí es una experiencia muy interesante por varias razones. Primero por haber vivido el período de fines de los 90 al 2020; es un período clave para el desarrollo tecnológico de los medios. Por otro lado, cuando yo empecé, hacíamos ciertas cosas que parecían lo último pero en un momento me di cuenta que teníamos que hacer otra cosa. Teníamos que ver cuál era el estado del arte y que estaba pasando en el mundo. Nosotros no éramos referentes de nada y en ese momento necesitamos ir afuera. 

Resulta que se me ocurrieron 25 ideas; yo era un simple profesor y se las llevé a quien en ese momento dirigía la carrera. Me redoblaron la apuesta y me nombraron coordinador académico. Entonces empezamos y creamos un evento que dimos en llamar ArtMedia, que comenzó en el año 2000 y cumplió 20 años el año pasado. El objetivo era hacer un encuentro, al principio nacional y luego internacional, para ver cuál era el estado del arte de la multimedia, ver qué estaba pasando en el terreno y cada año era una sorpresa diferente. No sólo invitamos gente diferente y de afuera sino que el nivel de desarrollo era exponencial, mientras estábamos haciendo una cosa aparecía una tecnología que daba vuelta todo y de repente podíamos tener audio y movimiento en la web. Fuimos mutando y las tecnologías fueron cambiando y las posibilidades fueron creciendo y la interacción empezó a hacerse real, aparecieron la realidad aumentada y la virtual. También a nivel vincular, apareció la conexión de todos los dispositivos con todos los electrodomésticos. 

Además pasó que tuvimos un período donde el arte multimedial empezó a tener una fuerte presencia en los museos, en las muestras y nosotros empezamos a hacer obras. Armamos un colectivo artístico que se llamó Proyecto Untitled, donde invitamos a artistas a coordinar proyectos. Durante varios años hicimos una serie de muestras que nos permitían por un lado experimentar, porque lo interesante de la multimedia es que antes de que algún producto multimedia entre en el circuito comercial primero es explotado por el arte y previo a ser explotado por el arte es desarrollado por otras industrias. Todo esto mueve tanto el avispero que nosotros necesitamos cambiar prácticamente todo el programa de la carrera permanentemente. 

Hoy ya no pensamos tanto que aquel profesional que formamos es un experto en programación web o en diseño gráfico. Es mucho más, un estratega de diferentes áreas que puede intervenir en la comunicación, en el arte, en los negocios, en las redes o en conflictos sociales. La existencia de un diseñador multimedial es fundamental en cualquier equipo de trabajo y eso es otra de las cosas que a nosotros nos enriqueció mucho.

¿Cuáles son tus principales áreas de investigación? 

Si bien investigué en muchas áreas, siempre me gustó la cuestión tecnológica, la evolución de los medios. La narrativa transmedia me sedujo y tuve varios proyectos de investigación vinculados a los sistemas multimediales aplicados a la educación pero recién estamos en el principio de todo, recién vemos a alumnos teniendo un Oculus y están viviendo una experiencia participativa, compleja, audiovisual, cinética y está aprendiendo en esa situación 100 veces más que con 20 clases de un profesor contándole cómo son las cosas. Maimónides es cabeza tecnológica en esto, como sucede con los laboratorios de simulación para Medicina, o los laboratorios de biotecnología. 

La multimedia atraviesa todas las áreas, lo vemos todo el tiempo y este concepto de la transmedialidad y que cada dispositivo habla como mejor sabe desde su lugar lo vemos desde un diario papel, un diario web, una aplicación, un videojuegos.

 

 

Los recomendados de Daniel Wolkowicz