Abrir menú logoUMAI
Abrir menú

Gastón Giménez

EGRESADOS

Los programadores de hoy son los pintores del renacimiento

Gastón es ex-alumno de Multimedia y ahora es profesor de Programación Multimedial I, además trabaja de manera independiente como desarrollador web.

Gastón Giménez, Licenciado en Tecnología Multimedial por la Universidad Maimónides

LinkedIn

Contame un poco acerca de vos

Soy Gastón Giménez y tengo 36 años, empecé a estudiar en Maimónides hace 10 años. Antes de anotarme en Maimo, yo había estudiado la tecnicatura en diseño en web en otra facultad pero sentía que me faltaba algo, quería algo un poco más avanzado. Un compañero o algún profesor me mencionaron de la carrera de Multimedia y decidí anotarme. Yo ya sabía programar, había hecho un año de Sistemas en la Universidad de La Plata pero no me gustó la carrera pero sí programar. 

Volviendo a Maimo, yo estaba un poco confundido porque si bien me gustaba programar a la vez lo veía como algo medio frío, aburrido. Me imaginaba que eran líneas de códigos y nada más, no me animaba a dedicarme a eso por el resto de mi vida. Me anoté en la carrera buscando un poco la faceta del diseño y lo que más me gustó de la carrera es que convergen el diseño, la programación y los negocios

La facultad me hizo darme cuenta de que el diseño multimedial y la programación tenían mucho más que ver con el arte que con que con una carrera en ciencias exactas. 

 

Se que tu tesis fue sobre enseñar programación en carreras vinculadas a lo multimedial, ¿me contás cómo surgió esa idea? y ¿de qué se trata?  

Justamente nació por esta situación que viví en primera persona. Yo había comenzado la carrera con el prejuicio de que la programación era algo para nerds, lo asociaba con líneas de código y pantalla negra. Todas esas cosas que ves en las películas de hackers pero cursando la carrera me di cuenta que la programación tiene mucho más que ver con el arte, con la música y con la fotografía.  Así que cuando terminé la carrera y tuve que elegir un tema de tesis quise abordar eso porque me parecía muy interesante de trabajar. Es más, todos los años cuando comienza el año lectivo les digo lo mismo a los chicos, programar es un arte, no es copiar y pegar ni bajarse un tutorial sino que es aprender todas las herramientas para que uno después pueda pueda generar cosas que aún no existen. También les digo que si estuviéramos en el renacimiento seríamos pintores o si estuviéramos en la edad media seríamos constructores de barcos porque la programación tiene esa cosa de conectar personas y comercios. Algo que vemos totalmente demostrado en el mundo actual. 

 

Sos docente de Maimónides, ¿en qué materias das clases? 

Hasta el año pasado daba clases en dos materias, Programación 1 y en Proyectos. Este año hubo un replanteamiento de la carrera así que sólo estoy en las mesas de examen de Proyectos. Me gusta mucho y les hago el chiste a mis estudiantes diciéndoles que los agarro en primer año y en último año así me aseguró que aprendieron todo.

 

Al ser ex-estudiante de Maimónides, ¿qué herramientas sentís que te dio para tu carrera profesional? 

La verdad es que me dio una visión muy amplia de lo que es un proyecto digital, yo me quedaba con una parte y era la del código. Es más, en el curso de pre-ingreso yo decía que era un programador que quería ser diseñador, me avergonzaba de mi profesión y la carrera me enseñó que no. La programación es una parte muy valiosa y necesaria para hacer un proyecto pero que también es una sola parte. También hace falta una parte visual, de experiencia de usuario y de negocios. 

Soy programador independiente desde hace 15 años y creo que la faceta que más desarrollé en este tiempo fue la de negocios. Aprendí a lidiar con clientes, a generar presupuestos y a generar proyectos más interesantes.  

La parte emprendedora también la desarrollé, el año pasado hice un proyecto propio que era un portal para reservar carpas y sombrillas en la costa e hice desde la generación de la marca hasta la explotación comercial. Todo eso no lo podría haber hecho sino hubiera tenido la base de negocios que me dio Multimedia. 

 

¿Cuáles son los proyectos que más te gustan emprender? 

Desde el lado de la programación aprendí que una de las cosas más interesantes de hacer es brindar algo usable para los usuarios. La multimedia tiene esa cosa de la interacción constante y la mayoría de los proyectos donde participo trato de que tengan algo interactivo aunque no sea necesariamente un videojuego. Busco que sea algo interesante a nivel usuario, no un formulario de registro donde tocas enviar nada más sino que sea un ida y vuelta. 

 

¿Cómo ves el rubro de la programación y el diseño multimedial? ¿cuáles son tus reflexiones al respecto? 

Creo que estamos en la cresta de la ola, los que nos dedicamos a esto nos damos cuenta que hay mucho trabajo y se están generando cosas muy buenas e interesantes. Creo que el tema de experiencia de usuario es uno de los más interesantes del momento y donde los diseñadores y programadores deben trabajar juntos. 

Por suerte los chicos que comienzan a estudiar en Maimónides son mucho más nerds y entienden que la programación viene por otro lado y que hay muchísimas cosas que pueden hacer.  

 

Si tuvieras que recomendar algo sobre cómo trabajar de manera independiente,¿qué le dirías a alguien que recién empieza? 

Que cuide la calidad del trabajo que hace, eso es lo principal. Cuando recién arrancas a trabajar en este rubro su principal arma de defensa es el trabajo que hicieron. Por eso les pedimos a los chicos que hagan buenos trabajos porque eso puede servirles como portfolio cuando quieran salir a buscar trabajo.  

En nuestra profesión se estila mucho ver lo que hiciste y como lo aplicaste, no tanto ver el currículum entonces lo principal sería que hagan su mayor esfuerzo en generar cosas que estén buenas y que se sientan orgullosos de mostrarlas.