Universidad Maimónides: Escuela de Multimedia
15 Septiembre, 2009

Una mirada al pasado y al futuro de la tecnología

Por Adrián Scurci

Es Director del estudio Ozono, productora de estudio de Motion Graphics y 3D, Diseñador de Imagen y Sonido egresado de la Universidad de Buenos Aires. Fue docente de la carrera de Diseño y Comunicación Multimedial en la Universidad Maimónides y miembro fundador del Festival “Artmedia”. Recientemente, obtuvo un premio a la trayectoria otorgado por la Universidad de Palermo.

  • facebook
  • google plus
  • twitter

Diez años han pasado, desde la primera edición del Festival Artmedia. Desde aquel sueño convertido en realidad que surgió con la motivación de mostrar el talento local y Latinoamericano en Arte Electrónico. Me hace muy feliz que año tras año este evento vaya cobrando más fuerza, más renombre y más audiencia.

Barreras tecnológicas
Cuando nos preguntamos cuáles fueron los hechos que marcaron estos años en cuanto a nuestra profesión, podríamos decir que uno de los principales fue el derrumbe de las barreras tecnológicas. Lejos quedaron esos días donde sólo unos pocos tenían el poder sufiiente como para adquirir potentes ordenadores para diseñar, animar o realizar postproducción en video. Hoy la situación cambió radicalmente ya que el acceso al equipamiento, que permite el proceso de tareas complejas, está al alcance de mayor cantidad de profesionales en comparación con diez años atrás, cuando la situación del acceso limitado determinó en gran medida que el mercado se atomizará.
Siempre el talento creativo fue el valor principal de las empresas de nuestro sector, pero hoy cobra más fuerza que nunca, puesto que, defiitivamente, ya no son las herramientas tecnológicas ni las marcas un valor diferenciador, sino quienes están detrás de ellas.

Estar on line
Considero que las palabras “estar on line” resumen la década que viene, una década que será de híperconexión, de digitalización, de crecimiento y expansión de todo lo que se pueda digitalizar y, en especial, de un espectacular avance de la colaboración entre pares a través de nuevos medios en comunidades, en red.
Estamos ante un nuevo modelo de sociedad que ya está impactando en nuestra profesión. Cotidianamente vemos infiidad de proyectos que están realizados por diseñadores, animadores o directores de arte de diversas partes del mundo, aportando su conocimiento para un proyecto en común. La globalización en el diseño y en especial en la animación llegó para quedarse. Cada país y cada empresa, están ocupando un lugar, una posición en el vasto mercado mundial y, todo ello, dentro de una red cada vez más numerosa, compleja, abarcativa y saturada de información.
Los horizontes se extienden geométricamente día a día, esto tiene una doble lectura: por un lado nos sentimos entusiasmados por todo lo que hay por ver y por descubrir y, por otro, la cantidad de información que tenemos a nuestro alcance a través de medios como internet, nuestros celulares, el iPhone es tan amplia y se ha desarrollado de tal manera y con tan alto nivel de complejidad, que se hace difícil de procesar. A tal punto llega este fenómeno, que aún con el más certero afán de querer investigarlo todo, el tiempo es finito y limitado y, lamentable, disponemos de poco espacio vital para abarcar todas las múltiples posibilidades que se presentan ante nosotros. Se hace necesaria
una selección que permita fitrar contenidos, decidir, elegir y recortar el inmenso caudal de información al que tenemos acceso.

El reino de la pantalla.
Televisores en la casa, en las heladeras, películas en los autos, televisión móvil en cada rincón de la ciudad, video en las tiendas y en las cajas registradoras. La Web es cada vez más audiovisual, la televisión es cada vez más interactiva, los teléfonos son cada vez más inteligentes, las computadoras cada vez más potentes y pequeñas.
Poco a poco la pantalla va tomando terreno en nuestras vidas. Nuestro campo de trabajo está en todas partes ampliando nuestro mercado, nuestro campo de acción y develando lo que serán los próximos diez años. Años donde esperamos que nuestra labor sea más interesante, al punto que nos permitirá sobrepasar límites técnicos y creativos en pos de una mejor comunicación.