Universidad Maimónides: Escuela de Multimedia
20 Noviembre 2015

Educar para el futuro

Por Alejandra Marinaro

Directora de la Escuela de Diseño y Comunicación Multimedial y Secretaria Académica, Universidad Maimónides.

  • facebook
  • google plus
  • twitter

En los últimos años, hemos podido comprobar que la tecnología o el conocimiento tecnológico por sí solo, no es sufciente. A estas alturas, es importante reconocer que sin valores no hay aprendizaje posible.

En 1997, el sociólogo francés Dominique Wolton decía: “¿Cuándo se reconocerá que cuanto más se disponga de teléfonos, ordenadores, televisores, multimedios interactivos, redes […], más se plantea la pregunta de saber qué harán las sociedades con esas técnicas y no, como se escucha a menudo, de saber qué sociedad será creada por esas técnicas? En pocas palabras, ¿cuándo se reconocerá que el problema es socializar las técnicas y no tecnifcar la sociedad?”

En este sentido, el objetivo de la educación en los próximos años deberá ser la búsqueda de una sociedad más equitativa, y no un conjunto de individuos formados sólo técnicamente. En otros términos, las escuelas, universidades y otros centros de estudio del futuro tienen la obligación de promover la capacidad de las personas de criticar, crear y superarse.

David Moursund, experto internacional en la utilización de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) dentro de proyectos de aprendizaje, y editor de la revista “Leading and Learning with Technology”, pronostica que la capacidad de máquinas futuras para desarrollar nuevos patrones de conocimientos propios, tan o más complejos como los que produce el cerebro humano, están realmente muy cerca. Quizás, inclusive, pueda surgir una inteligencia artifcial pedagógica que elabore nuevas formas y teorías de enseñanza basadas en la interacción directa con estudiantes.

Si realmente estamos en los umbrales de una transformación profunda en la manera de concebir la enseñanza, los formadores venideros estarán liberados de la elaboración de tareas rutinarias, contando con el tiempo necesario para mejorar la planifcación y la producción de materiales de acuerdo a las necesidades de los grupos a los que van destinados.

El problema no puede entonces centrarse, exclusivamente, en el plano de la incorporación de máquinas o de infraestructura en conectividad, aunque esta sea la condición necesaria para poder plantearse otros cuestionamientos. El desafío está en comprender por qué y cómo es necesario trabajar con las tecnologías y, al mismo tiempo, reconocer los problemas que enfrenta la enseñanza en esta incorporación, y cuáles son los procesos de aprendizaje que promueven o deberían promover los educadores que no son resueltos automáticamente por las tecnologías.

En el contexto de América Latina, los desafíos son aún mayores puesto que los debates en torno al vínculo de la educación y las nuevas tecnologías suelen estar enfocados en la llegada de herramientas al espacio áulico -tablets, notebooks, etc.- y no en sus usos o efcacia para incorporarse en los procesos de aprendizaje con el fn de promover el trabajo colaborativo o incentivar la creatividad de los estudiantes.
Aunque en rigor, es importante reconocer, que realizar cambios en los paradigmas educativos, exigir un mayor compromiso por parte de los estudiantes y, al mismo tiempo, pensar en una relación más estrecha con las problemáticas de la sociedad en donde se desempeñará el profesional en el futuro, no es una tarea para nada fácil.

Por el contrario, en los próximos años, será necesario crear un sistema articulado entre la educación, el trabajo y la experimentación pero, al mismo tiempo, ese sistema deberá ser fexible, amplio y de una calidad tal que contemple un conjunto de competencias que permita a los educandos acceder a diversos tipos de técnicas para los diferentes campos de actuación profesional.

En este contexto y en función de los desafíos planteados, en 1996 la Universidad Maimónides creó a la Escuela de Comunicación y Diseño Multimedial y, en su estructura, la Licenciatura en Tecnología Multimedial que actualmente se articula con dos tecnicaturas, una en Negocios en Internet y otra en Diseño Web y Aplicaciones Móviles.

En sus inicios, el objetivo de la carrera fue formar alumnos que se destacaran por su creatividad y conocimientos especializados en desarrollos multimediales interactivos, con la capacidad de juzgar por sí mismos el grado de relevancia que tenía la cada vez más abundante masa de información que les venía dada a través de la tecnología informática.

Con el correr de los años, ante los grandes cambios que se fueron suscitando en materia tecnológica, los requerimientos del mercado y los nuevos intereses de estudiantes y egresados, fue necesario renovar la metodología de enseñanza, modifcando paradigmas, considerando que el diseño multimedia, interdisciplinario por defnición, ya no podía sobrevivir de manera aislada, pues se debían contemplar cuestiones tales como herramientas fnancieras y de gestión, la inserción de la disciplina en el ámbito productivo -con conocimientos y planifcación de presupuestos- o directamente el desarrollo de negocios sustentables, sin que todas estas nuevas particularidades estén disociadas del proceso de creación.

Es por ello que en el año 2000 surgió Artmedia, Festival de arte digital y medios interactivos que la Universidad Maimónides viene realizando de manera ininterrumpida desde hace ya quince años. Este espacio nos ha permitido refexionar sobre el futuro de la tecnología, de sus aplicaciones a la educación, a la comunicación, al arte, al videojuego y a los negocios, entre tantos otros temas.

En 2006, y como consecuencia de la necesidad de explorar nuevos espacios creativos, buscando justamente socializar las técnicas, la Escuela de Comunicación y Diseño Multimedial creó “Proyecto Untitled”: un colectivo pedagógico-artístico conformado por directivos, docentes y estudiantes que en conjunto con artistas, biólogos, médicos e ingenieros invitados, entre otros profesionales, se propuso ofciar de mediador o nexo entre el par educación/ciencia y la sociedad.

Entre los puntos más distintivos, sus objetivos son explorar la relación entre el arte, la ciencia y la tecnología, generar vínculos entre artistas y científcos e incentivar el intercambio de conocimientos de manera transversal, capitalizar los conocimientos entre la multimedia y las ciencias biológicas, utilizar las herramientas que ayuden al grupo de trabajo a resolver problemáticas puntuales e intangibles y desarrollar aplicaciones específcas para cada tipo de proyecto.

Interactuando con profesionales de diversos ámbitos y artistas consagrados, gracias a la posibilidad de disponer de un adecuado sistema de articulación entre la educación, el trabajo interdisciplinario, la economía y el impacto social de sus producciones; los estudiantes acceden a una formación que les proporciona la capacidad de dominar diversos tipos de recursos tecnológicos que no sólo son protagonistas exclusivos de ambientes creativos en los que participan, sino que tales conocimientos son aliados que ayudan aumentar la conexión que el estudiante realiza entre lo concreto y lo abstracto.

De esta forma, y gracias a la interacción con otras disciplinas, el estudiante incorpora -al mismo tiempo que cursa su carrera de grado- saberes que contribuyen a conformar una lectura crítica y global de la comunicación actual.

Desde su creación, Proyecto Untitled ha intervenido presentando propuestas de vanguardia en espacios de arte tales como el Centro Cultural Recoleta, Tecnópolis, Centro Cultural General San Martín, Casa del Bicentenario, Galería Objeto a, Arte x Arte, Centro Cultural Borges, Teatro San Martín, la Facul tad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona, la Embajada Argentina en París y el Museo Nacional de Ciencias entre muchos otros; logrando soluciones artísticas a partir de desafíos planteados por el cruce entre el arte, la ciencia y la tecnología, abordando, entre otros, diseño, bioarte, arte público, robótica, interactividad y videojuegos.

Es con la intención de contribuir a la evolución del pensamiento con respecto a estos aspectos que la Universidad Maimónides edita este libro que refeja conceptos actuales sobre las nuevas tecnologías, sus aplicaciones y el futuro de los nuevos medios; hoy los invitamos a encontrar en estas páginas puntos de partida para nuevos desafíos.

 

Este artículo fue publicado en el libro
Artmedia 15 años
Editorial Científica y Literaria de la Universidad Maimónides
1ra edición, noviembre 2015