Universidad Maimónides: Escuela de Multimedia
15 Diciembre 2010

Entrevista a Ignacio Revuelta

Por Multimedia Maimonides
  • facebook
  • google plus
  • twitter

La necesidad de la actualización constante

Ignacio Revuelta es Licenciado en Tecnología Multimedial formado y egresado de la Universidad Maimónides entre el 2004 y 2007, período en que por 3 años ganó la beca con pasantía laboral por haber obtenido el mejor promedio de su curso. Hoy con 25 años, siendo hijo de padre y madre docentes, asume la docencia como una suerte de legado familiar, conciente de su rol de divulgador y difusor de conocimientos.

Además de enseñar en la institución de la que egresó, Ignacio sustenta una sólida carrera profesional. Estos hechos, junto con haber sido alumno hasta hace poco tiempo, lo transforman en un interlocutor interesante para conversar sobre el quehacer de un profesional multimedia, para saber cómo avalúa el bagaje educativo recibido en la Universidad a la luz de las necesidades del mercado laboral y, también, para conocer sus puntos de vista como docente.

-¿Por qué elegiste la Licenciatura de Multimedia como carrera?

Ignacio Revuelta: Me empecé a interesar por la multimedia a los 15 años, sin saber de qué se trataba. Primero fue con el 3D (que en ese momento era el 3Dstudio para DOS); luego tuve una muy buena preparación en un secundario industrial, en donde hice talleres de multimedia como parte de la cursada. Ahí aprendí principalmente manejo de programas y un poco de programación visual. Cuando llegó el momento de elegir la carrera, empecé a averiguar las distintas posibilidades que existían, que eran cuatro, contando entre institutos terciarios y universidades tanto estatales como privadas. Las vueltas de la vida me llevaron a que el docente que dictaba el taller de multimedia en mi colegio secundario y que también enseñaba en uno de los terciarios, me recomendó ir a la Universidad Maimónides.

Elegí esta carrera porque combina todo lo que me gusta. Creo que una carrera como Multimedia, si las sabes aprovechar, te transforma en un “Arquitecto de medios”. Sabés tanto de estética como de estructura, sabés como hacer algo funcional que a la vez sea atractivo visualmente.

– ¿Cómo ha sido tu inserción en el mercado laboral a partir de tu título profesional?

IR: En la vida nadie te regala nada, y como el área es relativamente nueva y llena de variantes hay que pagar el derecho de piso. Al título tuve que acompañarlo muchas veces de explicaciones y demostraciones con trabajos y ejemplos. Por suerte de la Universidad me llevé, aparte de todo el conocimiento, un muy buen portfolio tanto de gráfica como de programación, con el cual siempre pude hacer frente a los que me preguntaban “¿Y eso qué es? ¿Un terciario?”. Igualmente, desde que recibí mi título de Licenciado he obtenido bastantes beneficios. Tanto a nivel particular como profesional dentro de las empresas, el título te da la autoridad para ejercer tu opinión de forma valorada, con mayor y mejor sustento que cualquier otra persona del medio sin título. Esto parece una pavada, pero si tenés que vivir peleando todos los días con “gente de traje que no entiende nada”, lo mejor es tener un título universitario bajo el brazo, sino se hace complicado hacer valer tu opinión.

– ¿Con qué atributos creés que debe contar un profesional de multimedia hoy en día?

IR: Depende del objetivo que la persona tenga en particular y del perfil al que apunte. Cada perfil tiene sus cualidades y es parte del desarrollo de cada persona el profundizar e ir sacando a relucir lo que necesita. De base es vital tener actitud proactiva, capacidad de adaptación rápida (muy rápida, de un año al otro cambian muchas cosas) y muchas pero muchas ganas de seguir perfeccionándose.

Esto último es quizá lo más complicado de entender. En general todos venimos con la idea que después del título universitario se acaban los estudios y que uno, mágicamente, se transforma en un ser educativamente autosuficiente. Eso es un error. Si te quedás con esa idea fuiste.

¿En cuánto te apoya la Universidad para conseguir esos atributos?

IR: En casi todo. La base educativa que sienta la Universidad es muy completa. De todas las áreas te llevás una gran cantidad de conocimiento que se aplica casi inmediatamente. En mi caso particular, en el tiempo que ya llevo en el ámbito profesional me ha tocado aplicar casi todo lo visto en la carrera. Por eso recomiendo a los alumnos que, aunque tengan un enfoque específico dentro de una de las áreas de formación en multimedia, no descuiden las otras. Porque sea de una forma o de otra todo lo que se aprende se termina aplicando.

– Contanos además qué estás haciendo ultimamente a nivel profesional, tus realizaciones y proyectos.

IR: A nivel profesional estoy trabajando para MetroGames Inc. como coordinador del área de HTML y como diseñador dentro del área de diseño. Estoy involucrado con el desarrollo del portal de juegos de MetroGames (openclub.metrogames.com), con el desarrollo de la imagen corporativa de la empresa (www.metrogames.com) y con lo que hace al apoyo de los productos de la empresa en Facebook y otras redes sociales (Fashion world, Towner, Jungle life, etc.). Por otra parte también estoy en la producción gráfica para uno de los próximos juegos. Por último, a nivel personal estoy trabajando de lleno en el área de programación, más que nada PHP y base de datos.

– ¿Qué cosas notaste parecidas o diferentes entre multimedia como trabajo y multimedia como objeto de estudio?
IR:
Hay bastantes cosas parecidas entre lo que estudiás y lo que aplicás luego en el trabajo. Te podría decir que prácticamente todo lo que se estudia es de aplicación laboral. La diferencia la hacés vos con tu enfoque personal. Lo que más varía en mi opinión son, por un lado, los tiempos de producción, que laboralmente suelen ser más cortos que los de la facultad y, por el otro, la claridad de la idea de los proyectos . En la carrera la mayoría de las materias dan enunciados concretos, donde las consignas son claras. Cuando se encara un proyecto en el plano laboral, generalmente somos nosotros como profesionales los que aportamos ese grado de claridad.

Ignacio destaca que en su carrera ha sido fundamental su experiencia trabajando en la productora de la Universidad, cuando era alumno de la carrera. Además de la aplicación práctica de técnicas y teorías vistas en aula, Ignacio señaló que el trabajo con objetivos concretos junto a gente más experimentada enseña a emprender los proyectos metódicamente, realizándolos en equipo de manera coordinada. De esta forma se cumple con el paso entre el mundo académico y el mundo laboral, permitiendo que los alumnos pasantes aprendan en los hechos a desenvolverse con eficiencia dentro de las presiones y exigencias que demandan el mercado laboral.