Universidad Maimónides: Escuela de Multimedia
13 Diciembre 2009

Artmedia 2009: La fuerza inspiradora de los cambios

Por Multimedia Maimonides
  • facebook
  • google plus
  • twitter

Este es un no-comentario, por Lorena Weder
De todas las charlas que presencié probablemente la que más me haya gustado sea la de Diego Pimentel “El diseño en la complejidad” que, irónicamente, siguió a la charla que menos interesante me resultó: “En pocas palabras: Cómo responder un e-mail de un potencial cliente y lograr empatía y ventas”.
Pimentel comenzó hablando de dos paradigmas bien distintos: el de la simplificación y el de la complejidad. Resumidamente, explicó que el primero propone dividir y reducir los problemas para entenderlos, mientras que el segundo pretende volver a vincular las distintas áreas que se separaron a causa del primero, lo cual implica volver a unir diseño, ciencia y arte (siguiendo con esta idea, luego remarcó que es imposible diseñar sin tener una cultura desde la cual entender al otro y sin entender que todas las disciplinas van a estar interviniendo).
Continuó la charla explicando cómo en la actualidad vivimos en un mundo que se caracteriza por una complejidad creciente, consecuencia de la rapidez con que se producen cambios de paradigmas, la velocidad con que la tecnología queda obsoleta y es necesario renovarla, la globalización de las comunicaciones y la virtualización (el hecho de que cada vez más se trabaje con entidades virtuales, con las que el diseño está íntimamente relacionado, por cierto).
Luego explicó cómo esta contemporaneidad y su complejidad creciente se vinculan con el diseño de forma dialógica y habló de cuatro pares conceptuales a tener en cuenta: uno relacionado con lo tecnológico, otro con la comunicación, un tercero referido a lo económico y el último asociado a lo artístico.
El primero tiene que ver con la relación medios-mercado y cómo éste vacía de contenido y hace que contenido y continente estén desvinculados.
El segundo se relaciona con qué es verdad y qué es mentira, cuando, por ejemplo, la intervención de Photoshop es una práctica común. Y cómo, además, a veces no importa ser fiel a la realidad, sino a lo que el cliente y la gente se imaginan de ella y esperan ver.
Para ilustrar este punto, habló de un proyecto que realizó con los alumnos de Diseño multimedial del IUNA en el que, utilizando varias redes sociales, crearon un personaje puramente virtual. Lo que notó es que personas reales interactuaron con él y para ellas la experiencia fue real, por más que el manicurista Albertino Gallo no existiese más que en forma de bytes. También dio un ejemplo un tanto más alarmante en el que el humo de una foto de un bombardeo fue exagerado porque “aparentemente el grado de espectacularidad de la pieza fotográfica, no resultaba suficiente”.
El tercero habla de la relación autor-idea: cómo a veces el diseñador cree que el diseño es suyo y no del cliente y termina haciendo lo que le parece.
Finalmente, el cuarto trata de la relación ver-imaginar, algo esencial para el diseñador. En relación a esto, habló de dos concepciones distintas: la de Italo Calvino, asociada al concepto de visibilidad (entendida como la capacidad de imaginar) y la lógica del proceso proyectual de Bruno Munari, que plantea que definiendo bien el problema se llega a la solución, con lo cual, en el proceso de diseño lo primero que hay que hacer es caracterizar el problema, dado que en el problema está la solución.
De las conferencias que se realizaron en Artmedia 2009 la de Pimentel fue, en mi opinión, la que más se relacionó con nuestra carrera. No fue la única, la charla “Proyecto Facebook, Edupunk y Nativo Digitales. Nuevos modelos educativos para una nueva generación” también trató temas que tienen mucho que ver con multimedia, y hasta fue la que más me interesó cuando leí el título, pero realmente me defraudó (mucho “esto es una no-conferencia”, pero fue una charla igual a todas las demás. En todo caso la de Javier Mrad puede llamarse no-conferencia, pero esta precisamente no. Y, por cierto, esto es una no-crítica).
Siendo estudiante de multimedia, no pude evitar sentirme identificada cuando habló de cómo cambia el mundo desde que entramos a la universidad hasta que salimos, algo que vengo escuchando desde que asistí al curso introductorio y no puede ser más cierto y, en el caso de esta carrera en particular, más notorio, por la velocidad con que se producen los cambios.

El valor del esfuerzo, por Cinthia Mussi
El evento Artmedia 10, realizado el 16 y 17 de Septiembre en el Centro Cultural Recoleta, fue una exposición de diferentes artistas, quienes mostraron su visión y trabajos relacionados con la multimedia, demostrándonos las diferentes aplicaciones y proyectos que pueden surgir de buenas ideas y conocimientos variados.

Una de las más memorables presentaciones fue dada por el artista y diseñador gráfico Javier Mrad, quien presentó su corto “Teclópolis”, basado en la técnica de animación Stop Motion. Más allá de la asombrosa habilidad del equipo para lograr minutos de animación por fotografías tan bien pensadas y coordinadas, ésta es una historia llena de sentimientos y mensajes que dejan al observador pensando. La historia está basada en el avance de la tecnología y la urbanización, y cómo somos invadidos por ellas, incluyendo personajes y música de orquesta que producen sensaciones en el espectador y logran transmitir la desesperación, tristeza y confusión que se vive dentro de la historia.

El cortometraje fue un éxito en la audiencia. Tanto para las personas que no conocen de animación como para los docentes que la enseñan, fue considerada fascinante y con una muy buena producción. Los profesores presentes felicitaron a Javier por su gran desempeño. Y aquí comenzó la segunda parte muy interesante de esta presentación, que fueron las reflexiones de Javier acerca de la vida, su cortometraje y su forma de ver el mundo. A diferencia de los otros presentadores, Javier se destacó por su gran humildad acerca de su trabajo y su interés en trabajar en equipo, demostrando cómo si uno sigue su corazón y deseos puede llegar a realizar trabajos maravillosos. Fue una charla que, en mi opinión, motivaba a los alumnos a seguir siempre lo que uno sintiese y a instruirse en muchas modalidades, ya que cuantos más conocimientos uno posee, mejor los une y más posibilidades tiene.

La segunda charla que encontré sumamente interesante fue la presentación de Martín Malamud, “La Reconstrucción en 3D del Casino de Oficiales de la ESMA”. Nos presentaron el proyecto que comenzó hace unos años y todavía sigue en curso, en el que comenzaron a reconstruir, mediante modelados en 3D, el Casino de Oficiales de la ESMA. Éste es un lugar de mucha historia y mucha controversia en nuestro país, por lo que sucedía en la época de la represión. Fue interesante ver como este proyecto fue considerado de manera educativa, más que de forma política, mostrando cómo era la sede, y que pasaba en cada una de sus secciones.

La reconstrucción fue posible gracias a los relatos de algunos de los sobrevivientes, que estuvieron dispuestos a contar su historia y cómo fue vivir esos terribles años allí dentro, para que no fuese olvidado lo sucedido y las personas desaparecidas. Algunos de esos relatos fueron contados en Artmedia por los creadores de este proyecto, e impactaron a la audiencia por su peso e importancia. La forma de realización y las herramientas utilizadas quedaron en segundo plano al oír todo lo que comprendía este proyecto.

Considero que Artmedia 10 fue una gran forma de celebrar el diseño multimedial y las capacidades y grandes ideas de los artistas contemporáneos. Las charlas siguientes a estas dos relatadas, durante los dos días que se celebró este evento, fueron igual de impresionantes y alentadoras para cualquier persona que tuviese una idea en mente a realizar, ya que el trabajo logrado por estos artistas y la forma en la que lo presentaron, transmitían la sensación de que nada es imposible, siempre y cuando uno se esfuerce.