Universidad Maimónides: Escuela de Multimedia
19 Noviembre 2009

Potenciando conocimientos

Por Multimedia Maimonides
  • facebook
  • google plus
  • twitter

Guillermina Gómez Arévalo, una joven con basta experiencia, relata sus impresiones del Curso Introductorio a la Multimedia.

Jóvenes de diferentes puntos del país participan, todos los años, del “Programa de Becas” de la Escuela de Comunicación y Diseño Multimedial de la Universidad Maimónides. 
El mes pasado, se desarrolló la primera edición del Curso Introductorio a la Multimedia con vistas al ciclo lectivo 2010 y en pocos días iniciará la segunda, que puntualmente se llevará a cabo del 23 al 27 de noviembre, a pedido de decenas de futuros alumnos que, por diferentes razones, no pudieron participar en octubre.
Por lo general, los asistentes que se inscriben al curso acaban de concluir sus estudios en la escuela media o se encuentran en el último año, pero también participan jóvenes adultos que buscan iniciar su segunda o tercera carrera.
Este es justamente el caso de Guillermina Gómez Arévalo, de 24 años, que antes de postularse al “Programa de Becas 2009-2010” estudió Artes Visuales y Realización Audiovisual para Cine y TV, en dos importantes casas de estudio de Buenos Aires.
Su vinculación con el atrapante y maravilloso universo de la imagen en movimiento no es solamente teórica. Hace varios años, comenzó a trabajar bajo el nombre de “Poptimia” -una plataforma de experimentación colectiva a partir del lenguaje fotográfico extendiéndose y derivando en el video y las animaciones stopmotion- y desde entonces nunca se detuvo.
Actualmente, interviene en muestras grupales e individuales, gestiona espacios de arte emergente, proyecta sus animaciones con ciclos de recitales en colaboración con dos sellos discográficos independientes: Pistilo Records (Mar del Plata) y Estamos Felices (Capital Federal).
Además, asiste a clínicas de artes visuales (con Diana Aisenberg, Rafael Cippolini, Fabián Burgos y Pablo Siquier) y a diferentes tipos de workshop: de fotografía, con Marcos López; de diseño gráfico, con Stephen Sagmeister; de fotografía cinematográfica con Vilmos Zsigmond (ASC) y de diseño experimental junto a Satorilab (Alejandro Sarmiento y Lujan Cambariere).
Entre sus logros más destacados, en el 2006 realiza “Ofelia Revisited” (stop motion) -una interesante reinterpretación de la Ofelia de Shakespeare y Millais-, que fue y es exhibida en las ciudades más importantes del mundo.  (El escritor Rafael Cippolini hace referencia a esta obra en el ensayo “El bosque disperso de Alberto Greco”, en Contagiosa Paranoia (Pág. 31), publicado en el año 2007 por Editorial Interzona y la revista cultural ADN del diario La Nación).
Como si todo esto fuera poco, colaboró en las producciones cinematográficas “Como un avión estrellado”, dirigida por Ezequiel Acuña (el creador de la excelente “Nadar solo”), en todo lo que tuvo que ver con la asistencia de producción y fotografía de backstage y también en “Camera War”, film a cargo de Lech Kowalski; en dirección de arte.
Finalmente, en el 2007 comienza a trabajar en el desarrollo de su proyecto multimedial “Poema 1968: Noise Jam”, el cual fue exhibido en formato de instalación multimedial en el Hotel Boutique Boquitas Pintadas. (“No es fácil decir Adiós”, Julio 2009).

¿Cómo te enteraste del curso y qué te llevó a inscribirte?
 
Me enteré al ingresar en el programa Tec-en-arte del Espacio Fundación Telefónica, en el cual también participaban Augusto Zanela y Joaquín Fargas. Conociendo sus trabajos, mencionaron su actividad docente-artística-científica en la Universidad Maimónides y ese fue mi primer contacto con la institución.
Más tarde, asistí a la última edición del festival Artmedia en el Centro Cultural Recoleta, y me entusiasmé aún más.
Ambos episodios funcionaron de disparadores para indagar en la carrera Tecnología Multimedial, solicitar más información y subscribirme al newsletter.

¿Qué expectativas tenías y con qué te encontraste?
 
El curso introductorio superó mis expectativas totalmente, erróneamente supuse un paneo general en cada una de las áreas y en realidad me encontré con clases muy dinámicas, que integraron la heterogeneidad de niveles de estudio de los alumnos, profundizaron en problemáticas concretas a cada área, abrieron el debate y la participación en clase, proyectaron materiales multimediales.  Pedagógica y academicamente, hicieron del curso una experiencia enriquecedora desde todos los puntos de vista.

¿Que área te resultó más interesante y por qué?
 
Sinceramente todas las áreas lograron disipar todo prejuicio, todas se desarrollaron desde su área proyectándose hacia las demás: Diseño y Comunicación las experimenté más afines, me encantó el visionado y análisis de materiales gráficos, fotográficos, audiovisuales y cinematográficos.
Mientras que me sorprendi cómo Informática y Negocios, lograron reafirmar mi interés por todas las transformaciones actuales de estos campos y todas sus nuevas posibilidades.
Me resulto todo muy actualizado, me pareció pertinente que los programas de estudio de informática se modificasen cada año, me entusiasmaron todos los nuevos desarrollos tecnológicos vistos en Negocios, su expansión, formas y posibilidades aún ilegibles. 

Considerando tu perfil, que es más bien artístico ¿te interesa la orientación de la carrera que además de lo todo lo que respecta a lo artístico también incluye temáticas estrechamente vinculadas a los negocios?
 
Esta misma cuestión es la que me parece un punto esencial de integración. Creo que para la materialización efectiva de cualquier proyecto, sea de índole artística, comercial, sociológica, tecnológica, etc.; se necesitan de conocimientos y equipos multidisciplinarios.
De la idea/concepción a la realización (diseño) en el lenguaje apropiado; con una comunicación y estrategias inteligentes para interactuar con su publico, conseguir financiamiento, ganar un mercado, ofrecer un producto/ obra coherente y honesto en su complejidad.