Universidad Maimónides: Escuela de Multimedia
4 Noviembre 2009

Entrevista a Martín Fernández

Por Multimedia Maimonides
  • facebook
  • google plus
  • twitter

La búsqueda de la creatividad y la expresión personal

Próximo a recibirse de Licenciado en Tecnología Multimedial en la Escuela de Comunicación y Diseño Multimedial de la Universidad Maimónides y luego de un año con muchas actividades, ya que participó en la conferencia de artistas en  “Fase 1- Expotrastiendas”, en la producción de “Arrorró” y en la muestra “Intersecciones”, que se encuentra abierta hasta diciembre en la galería Arte x Arte, en la que el colectivo artístico Proyecto Untitled expone “Potabile”, Martín Fernández quien con 23 años se desempeña en el área de Diseño Interactivo del CMD (Centro Metropolitano de Diseño), habla sobre su desarrollo profesional.

¿Por qué decidiste estudiar la Licenciatura en Tecnología Multimedial?

Desde chiquito me gustó la arquitectura pero odié la matemática toda mi vida. Siempre me gusto el diseño, pero no tenía en claro qué disciplina me interesaba más en definitiva.
En el último año de la secundaria, allá por el año 2004, hice un test vocacional y los resultados dieron carreras afines al diseño gráfico, la publicidad, comunicación y diseño publicitario. Unos meses siguientes el colegio nos regalo entradas para unas charlas en la feria de universidades Expouniversidad, y presencié las de: Arquitectura, Arte y diseño grafico. En ese momento, una de las disertantes nombró la carrera de Diseño multimedial y explicó más o menos de qué trataba. Me entusiasmé, porque sentí que era un combo de lo que a mi me gustaba y tenia relación con los resultados del test. Mi papá me regaló la guía del estudiante y me puse a investigar y leer más sobre Diseño Multimedial. Ahí tomé la decisión de que esa era mi carrera.

¿Por qué elegiste la Universidad Maimónides?

¿La verdad?.. . Bueno lo tengo que decir, la disertante que dio la charla en la feria de universidades era de otra institución en la que me informé primero, aunque la búsqueda de universidades seguía y hasta el momento no conocía a la Universidad Maimónides. En la guía que mi papá me había regalado aparecía y allí estaba la Licenciatura en Tecnología Multimedial. Entonces, fui para la calle Hidalgo y me puse en conocimiento de qué es lo que ofrecían. La universidad me gustó mucho y me pareció sumamente interesante como en esta licenciatura podían entrelazar áreas de diseño, programación, comunicación, marketing y negocios.

¿En qué trabajás actualmente?

Actualmente estoy trabajando en el Centro Metropolitano de Diseño (CMD) del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Para los que no lo conocen, es la Dirección General de Industrias Creativas, que ahora se fusionó con la Dirección General de Comercio Exterior, y que dependen del Ministerio de Desarrollo Económico de la Ciudad.

Dentro del CMD está el área de Gestión de Diseño y básicamente me encargo del área interactiva. Nuestra misión es poder relacionar a los diseñadores tanto multimediales como industriales con la industria. Brindamos asistencia para los emprendedores que tienen dudas con sus proyectos o no saben qué les puede llegar a faltar o a fallar y organizamos diferentes tipos de actividades para todo el año, ya sean charlas, capacitaciones, participaciones en ferias o muestras, a fin de poder empezar a relaciona los actores de la industria con los diseñadores.

Paralelamente, desde el 2008, integro el equipo de la empresa APC SRL fundada por la Arq. Adriana Piastrellini. Esta constructora se encuentra ubicada en el barrio Las Cañitas y se dedica a generar desarrollos y producción de contenidos virtuales a nivel nacional e internacional. Mi función como responsable del Departamento de diseño y marketing creativo, es aportar conocimientos en el campo del diseño interactivo, teniendo en cuenta el marketing como herramienta de comunicación.

El lado artístico del corazón

¿Por qué te interesa expresarte a través del arte digital?

Básicamente porque me gusta el soporte. Me gusta que la gente, mediante estos medios tecnológicos con los cuales trabajamos, pueda salir de ser solo un espectador y pueda interactuar con la obra.
Otra de las cosas que me gusta mucho, es básicamente trabajar en equipo y el proceso en sí mismo, que se genera desde el brain storming hasta el resultado final. Algo que vengo disfrutando hace varios años es poder aprender de lo que sabe el otro, de poder compartir y cambiar ideas con artistas y de un grupo multidisciplinario.

¿Cómo fue la experiencia de integrar el colectivo artístico de la Universidad?

Desde hace algunos años pertenezco al colectivo artístico Proyecto Untitled en el que empezamos realizando la producción de las instalaciones y muestras de artistas reconocidos a nivel local e internacional, como por ejemplo en la muestra Resplandores que se realizó en el Centro Cultural Recoleta en el año 2006. Allí trabajamos junto a los artistas Mariela Yereguí, Andrés Denegri y Gabriela Golder. En esta oportunidad tuve una muy buena experiencia con Yeregui, ya que participé desde el comienzo del armado de la obra hasta ver su resultado final.

En el mismo año, nos dedicamos a realizar una investigación sobre el movimiento humano y recurrimos al trabajo del fotógrafo inglés Eadweard Muybrigge, quien desarrolló todo un estudio del movimiento. Esa investigación derivó en una la obra llamada “Escaleras” con animaciones en 3D que interactúan con partes de películas fundamentales en la historia del cine. Posteriormente, presentamos la instalción Dialahogando en el festival ONE_DOT_ZERO, que fue un trabajo que habíamos realizamos el año anterior con la participación de la artista Gabriela Golder, y que volvimos a presentar este año en la Galeria Objeto-a. Consiste en una pirámide de ladrillos transparentes donde se proyectan imágenes en video.

En el año 2008 comenzamos a experimentar con el bioarte, pasando a formar parte del primer laboratorio de Bioarte de la Argentina. Para el lanzamiento de este nuevo espacio se presentó el prototipo de la escultura interactiva Incubaedro, como primera versión, que luego fue mejorada y terminada para la muestra “Naturaleza Intervenida”, curada por Graciela Taquini en el Centro cultural Recoleta. Para esta muestra también realizamos Máquina de Lluvia, junto a Mariela Yeregui, con quien fue un placer enorme trabajar de nuevo, porque propicia una interacción muy intensa entre los participantes del grupo y me enriquecí muchísimo con su metodología de trabajo. Otra de las obras de Bioarte que desarrollamos fue Invernadero Lúdico, que se presentó en el encuentro “Cultura y Media”, en el Centro Cultural General San Martín.

Continuando con la participación anual que venimos realizando para ONE_DOT_ZERO, desarrollamos God of weather, que es un videojuego artístico donde el usuario pasa a controlar el clima como un dios. Este trabajo fue presentado en “Fuga metropolitana” que se desarrolló en el Museo Metropolitano, en EVA 08 que, por las vueltas de la vida y la multimedia, está organizado por mis actuales compañeros de trabajo del CMD.

¿Realizaste otros trabajos artísticos?

Además, de manera independiente colaboré con el ingeniero y artista Joaquín Fargas en el armado de Uploading, una de sus obras, que se presentó también en el Centro Cultural General San Martín, y en el marco de las cátedras de arte de la carrera también pude participar en diversos desarrollos junto con mis compañeros de curso.

Ser alumno de la carrera te brinda la posibilidad de trabajar a cara a cara con artistas, investigadores, científicos y profesionales de primer nivel y presentar trabajos y obra junto con ellos en museos, centros culturales y hasta en galerías, a las que de otra manera se nos haría imposible el acceso. Por supuesto que tiene mucho que ver que cada uno se interese y se involucre pero la posibilidad está. En Proyecto Untitled por ejemplo compartimos el trabajo creativo con la directora de la carrera Alejandra Marinaro y con el coordinador académico Daniel Wolkowicz.

¿Cómo esperás desarrollar este aspecto de tu carrera en el futuro?

Mi interés es mantenerme activo en la participación de esta clase de proyectos, ya sea con Proyecto Untitled o con otros artistas, aunque no siento que soy un artista digital.

Entonces, ¿no te sentís un artista?

Me siento casi licenciado multimedial y desde este lugar creo que puedo brindar mi aporte al grupo artístico de la Universidad Proyecto Untitled, participar desde el brain storming y llevar a cabo el final de la obra con resaltados, en lo personal, muy satisfactorios. Tengo 23 años, me interesa mucho experimentar con nuevas tecnologías y lo hago netamente por un interés lúdico. Me gusta que el “espectador” no sea espectador y que se sienta participe de la obra. El tiempo dirá si soy o no un artista digital, pero creo que hoy en día, no me puedo denominar como tal, teniendo referentes como Taquini, Yeregui o Golder; con quien este año tuve la posibilidad de trabajar en su obra Arrorró que se presentó simultáneamente en Argentina y Austria. Creo que tengo mucho tiempo por delante para crecer como artista o no y, en principio, tengo que prepararme para rendir la tesis y recibirme.

¿En qué área de la multimedia te interesa investigar o desarrollar o trabajar en tu futuro?

Me interesa trabajar mas que nada en la gestación de una idea o diseño para proyectos, ya sean corporativos o no, hasta llegar a su desarrollo y aplicación. También todo lo que tenga que ver con la comunicación interactiva en relación al desarrollo de la identidad visual que se quiera brindar de una firma o institución, en conjunto con la planificación del área de marketing. Teniendo en cuenta la sensibilidad y la promoción con un eje de tecnología, herramientas 2.0 y 3.0, videojuegos la industria interactiva. Sin dejar de lado el desarrollo de las instalaciones interactivas como trasversal con otras industrias, claro.

Martín apuesta al futuro pisando fuerte y seguro. Si bien le costó dejar su puesto en la productora de multimedia de la Universidad, liderada por la diseñadora Romina Flores, en donde trabajó durante casi cuatro años haciendo sus primeras incursiones en el área de la multimedia, se animó a dar el paso para continuar generando espacios de creatividad y desarrollo, pero esta vez en el CMD. Hoy se desempeña como diseñador multimedial mientras espera recibirse a fin de año y quién sabe qué nuevos desafíos se le presentarán a lo largo de su vida profesional, para dar cabida a su espíritu siempre dinámico, emprendedor, comunicativo y con un entusiasmo que lo lleva a vincularse con su entorno activamente y aprovechar cada oportunidad que se le presenta.
http://www.90mas10.com.ar/arte/2008/10/naturaleza-intervenida.html
http://www.gestiondediseno-cmd.blogspot.com/
http://www.cmd.gov.ar/

Para conocer más sobre Martín Fernández:

http://www.clarin.com/suplementos/informatica/2008/05/21/f-01676474.htm