Deporte y Tecnología

Por Multimedia Maimonides. Buenos Aires, 27 de septiembre de 2006 .

Una gran variedad de disciplinas deportivas dependen de estrictas mediciones del tiempo y las distancias, estas a su vez mueven una suma importante de dinero. El atletismo, el motociclismo, la formula uno, la natación, el fútbol americano, el tenis, son incontables los deportes que en la actualidad le dan uso a la tecnología para obtener el menor error posible.

Sin embargo, el deporte más visto en todo el mundo, como lo es el fútbol (http://www.afa.org.ar/) , evade cualquier avance de la tecnología en este plano. Solo ha dejado incursionar algunos ejemplos, y se pone firme ante gran parte del progreso técnico. ¿Cómo sería el fútbol dirigido por árbitros (http://www.arbitrosdefutbol.com.ar/info.htm) y la última tecnología? ¿La pasión sería la misma? ¿Solucionaría los malos arbitrajes de estos tiempos?

Hay quienes piensan que la integración de avances tecnológicos en el fútbol lograría algo positivo, ya que esto permitiría elevar el nivel del arbitraje y demostrar que éste crece con el tiempo.

Por otra parte, los beneficiados no sólo serían los árbitros, a estos hay que sumarles las federaciones, los clubes y, por que no, los encargados de la difusión que cubren un partido, ya que existen sistemas que logran captar hasta el más mínimo detalle de un encuentro.

El fútbol está permitiendo, de manera muy lenta, que la tecnología se instale en su ámbito. Por el momento habrá que conformarse con ver los carteles electrónicos que se usan para realizar los cambios, y al final de cada tiempo muestran los minutos adicionales que se jugarán. Esto remplazó el método de aviso entre los árbitros que resultaba ineficaz.

En el mundo

Un deporte popular en Estados Unidos, el fútbol americano, es un claro ejemplo de la fusión tecnología-deporte. Desde hace años, esta disciplina se rige por distintos tipos de comunicación interna para que los árbitros cometan los menores errores posibles. Además tienen en cuenta el tiempo que les lleva tomar una decisión correcta. Los pasos que deben seguir no son muy complejos, los árbitros a través de monitores controlan cada segundo del juego. Ven la repetición de la jugada en duda y se lo comunican al principal, ubicado en el terreno de juego, y todos los detalles que este necesite. Por otra parte, los directores técnicos están constantemente comunicados con el capitán, lo que les permite indicar y elaborar jugadas.

Se ha discutido durante mucho tiempo, y aun hoy, implementar este sistema de video en el fútbol, esto lograría que las posiciones adelantadas, los goles que no lo son (http://www.metacafe.com/watch/110675/goal_impossible ), los penales, las agresiones y tantas otras incidencias de un partido dejen de ser los focos de discusión. Asimismo, las críticas a los árbitros ya no serían la excusa de la derrota o triunfo de un equipo.

Sin embargo, son muy pocos los que defienden el sistema de video. La mayoría prefiere el tradicional. Incluso el presidente de la FIFA ( www.fifa.com ), Joseph Blatter (http://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Blatter ), argumentó que "si convertimos el deporte en una ciencia, le quitamos su emoción. Ya que nadie discutiría si hubo o no posición adelantada o si una falta fue adentro o afuera del área…".

También, se pusieron en práctica, en los últimos años, otros dispositivos tecnológicos en busca de un fútbol más preciso. En el Campeonato Mundial sub 17 (http://es.wikipedia.org/wiki/Campeonato_Mundial_Sub-17_de_la_FIFA_Per%C3%BA-2005 )se utilizó una pelota con un chip incorporado que al cruzar la línea del arco permitía a los árbitros escuchar una señal sonora. Esta técnica debería haberse puesto en funcionamiento en el Mundial Alemania 2006 (http://fifaworldcup.yahoo.com/06/es/ ) , aunque por motivos que se desconocen, no se llevó a cabo. De todas formas si permitieron que los árbitros estuvieran comunicados entre si durante todo el partido, a través de pequeños auriculares y micrófonos.

La discusión de usar o no tecnología en el fútbol está abierta, pero resulta un poco difícil de pensar que en alguno de los súper clásicos del torneo local, visto por miles de personas, se pierda algunos segundos para que árbitros, mientras miran un video, confirmen una jugada. La actualidad demuestra que la tecnología está sólo para marcar errores y suspender árbitros. Pero también sirve como prueba para sancionar con multas a jugadores que actúan exagerando una situación. No obstante, los resultados de los partidos todavía no dan lugar a la tecnología, algo que quieren los simpatizantes de un fútbol más perfecto.