Universidad Maimónides: Escuela de Multimedia
26 julio 2006

Deporte y videojuegos

Por Multimedia Maimonides
  • facebook
  • google plus
  • twitter

Existe una teoría que habla del deporte como lo mejor para la salud y desarrollo del cuerpo. Por el contrario, se dice que los videojuegos no lo son, para lo único que sirven es para agilizar el pulgar y mantener a una persona frente a la una pantalla horas y horas, sin hacer otro movimiento.

Sin embargo, la ciencia de hoy, que avanza sin descanso, junto con empresas de videojuegos que no pierden detalles, y menos negocios, pensaron en el problema planteado. En consecuencia, dieron a conocer un juego de video donde el participante tendrá que moverse de la misma forma que lo haría cuando realiza un deporte.

Estos videojuegos tienen controles que están especialmente hechos para detectar cada movimiento, fuerza y precisión que el cuerpo realice. Es así que el clásico joystick con palanquita y botonera quedará en la historia. Por ejemplo, en el caso de los juegos de tenis es imprescindible mover la mano como si se tuviera la raqueta. Asimismo, la fuerza de un golpe se determina con la velocidad de los movimientos.

En el caso de que el tenis no sea del agrado del jugador está la opción del golf que, de igual forma, imitando los golpes se pueden lograr las mejores jugadas sin necesidad de tanto campo libre.

Ahora si el deporte a elegir es la pesca, con un poco de imaginación y ayuda del control, que imita los tirones de una caña cuando atrapa un pez, sentirá que el juego es casi real.

Estos son algunos de los videojuegos que fueron presentados en Gran Bretaña e intentan alcanzar una nueva clase de consumidores, ya que en la actualidad los juegos de video tienen como frontera una generación que abarca a los menores de 30 años.

En cuanto al negocio, esta novedad ya obtuvo sus primeros frutos en Japón, donde un videojuego llegó a tener gran aceptación entre gente mayor de 50 años.

No obstante, es importante destacar que no existe nada como el deporte al aire libre, ya que para el desarrollo, tanto mental como físico y hasta de relación, no hay videojuego inventado que lo reemplace.