Universidad Maimónides: Escuela de Multimedia
25 Octubre 2003

"Luján", ópera prima de Andrés Denegri

Por Multimedia Maimonides
  • facebook
  • google plus
  • twitter

Manos morenas, blancas, pequeñas, grandes, delgadas, arrugadas, lozanas, uñas largas, uñas cortas, brazos, buzos grises, rosas, azules, poleras rojas, camisas leñadoras, camisetas de fútbol, bocas que se mueven pronunciando una petición intima, bocas que susurran, ojos que miran hacia una vitrina, miradas que manifiestan esperanzas, anhelos… La diversidad de rostros que expresan infinidad de expectativas, inquietudes, resignación, fe, angustia, deseos, y una y otra vez, manos que se persignan, manos que piden, esperan y veneran…

Así comienza Luján, la película de Andrés Denegri, que es una de las cinco seleccionadas de entre más de treinta realizaciones, por un jurado compuesto por Horacio Bernades, David Oubiña y Sergio Wolf, que el Centro Cultural Ricardo Rojas proyectó el miércoles 13 y repetirá el lunes 25 de octubre a las 23 hs., en el “Ciclo de óperas primas argentinas”, el que con entrada gratuita se desarrolla en la sala Batato Barea de Corrientes 2038.

Durante los 85 minutos que dura el film, el espectador inicia un viaje a través de los 63 Km. que los peregrinos recorren desde Rivadavia y Gral. Paz hasta llegar a la basílica ubicada en Luján, provincia de Buenos Aires, en la que se encuentra el santuario de la virgen.

A lo largo del trayecto, se suceden paisajes, situaciones y personajes, que reflejan la variedad de circunstancias que rodean el acontecimiento y que provocan en algunos momentos la sonrisa, y en otros el asombro, en un marco en el que los rituales religiosos y las tradiciones de siglos pasados se mezclan y adaptan en función de la características sociales del presente. De esta manera, la virgen tiene una hinchada, que porta bandera, usa bincha, entona cantitos conducida por un sacerdote y aguanta a través de la caminata, el cansancio y el dolor físico en su esfuerzo por llegar a destino.

Algunas de las imágenes registradas por la cámara de Denegri son memorables, como el cura que arroja el agua bendita a la gente congregada, el joven rodeado de los pies en alto de las personas que buscan descanso tiradas en el piso, la mujer que intenta; sin éxito; enseñarle a un nene cómo saludar a la imagen de la virgen.

Memorable la venta de estatuillas en las santerías, en donde la caravana de fieles, puede adquirir desde las virgencitas realizadas en opalina, cerámica, porcelana, caucho, sin faltar una irrompible; cada una con su precio excepto la de oro por la que hay que consultar; hasta la herradura de la suerte y el escudo de boca.

La obra de Denegri nos invita a detenernos para observar los mínimos y los grandes detalles de un rito religioso, que congrega anualmente a un gran sector de la población y que refleja multiplicidad de intenciones, intereses, sentidos y lecturas, que el espectador puede descubrir desde su butaca.

Sobre el final, las banderas del Vaticano y de la República Argentina flamean en la basílica, y el director, guionista y productor de Luján, ya nos hizo ver todo lo que tenía para mostrar, en una película que realizó junto a un equipo integrado por Pablo Denegri, Catalina Fernández, Carmen Torres y Cecilia Calarota, y que contó con el montaje de Laurence Bender.

Andrés Denegri es un realizador independiente cuya producción, le permitió obtener el Premio Leonardo 2002, otorgado por el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, el premio a la Mejor obra audiovisual 2001 de la Asociación Argentina de Críticos de Arte, el Concurso Nacional de Becas a la Creación 2003 del Fondo Nacional de las Artes y la Beca del Programa internacional de intercambio de artistas, técnicos y profesionales de la cultura 2003 del Gobierno de Quebec y la Secretaría de la Nación.
Entre los años 1997 y 2001 coordinó el Área de Cine y Video del Centro Cultural Ricardo Rojas. U.B.A., y en la actualidad se desempeña como docente en la Universidad del Cine, de la que es egresado, Universidad Maimónides, Universidad de Tres de Febrero y en la Universidad de Buenos Aires.

Durante el año 2005 realizará una residencia de artista en el Wexner Center for the Arts en Ohio, donde también se expondrá su obra.